¿Cuál es el mejor regalo de Navidad que podemos dar?

óscar camargo Dec 08, 2021

Óscar Camargo

Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Y nos llegó Navidad otra vez. Y con ello las carreras de última hora para conseguir todo lo necesario para las festividades, los viajes de vacaciones, las reuniones con amigos, las rumbas para despedir el año, las celebraciones en familia, los regalos.

¿Pero realmente qué diferencia hay entre estos días y cualquier otro día del año?  ¿Será que nos acostumbramos de pequeños a que en esta época es cuando nos traen regalos los reyes, o el niño Dios, o celebramos las fiestas de fin de año y nada más?

La sociedad de consumo ha hecho que en el mudo actual, cuando pensamos en el fin de año, pensamos solo en intercambiar bienes materiales y en realizar actividades celebratorias con personas que no vemos durante todo el año (por que no pudimos o no quisimos).

Yo siento que el fin de año es como la meditación. Un pequeño tiempo que te da la vida dentro de su corre-corre diario para ti mismo. Y no para reflexionar, sino para reencontrarte contigo mismo, con la persona que eras de pequeño y que apreciaba y gozaba de la compañía de sus familiares o amigos. O para reencontrarte con el sentimiento de apreciación y agradecimiento por las experiencias vividas durante este año, las cuales seguramente variaron dentro del espectro que llamamos “buenas” y “malas”. Así que más que “recordar lo vivido” para mí es “apreciar lo vivido”.

¿Cuántos de nosotros realmente nos tomamos el tiempo en estos días (o en cualquier día del año) para encontrarnos con nosotros mismos de una forma más profunda que solamente “tener tiempo para mí”? Muchos de nosotros buscamos en todas las experiencias sensoriales que van acordes con esta época (beber, comer y festejar) la repuesta al tema de poder encontrar tiempo para mí.

Te invito a que, en este ciclo anual de finales y principios, busques la oportunidad de estar contigo y realmente encontrar tu verdadera esencia. Y una vez encontrada, compartirla de manera indiscriminada con todos aquellos que te conocen y aprecian. Ciertamente familia, amigos y celebraciones estarán con nosotros en este mes, pero más allá de esto y del intercambio de aquellas cosas físicas que nos darán felicidad pasajera, regalemos aquello que realmente perdurara en el corazón y mente de las personas con las que vamos a estar.

Regalemos nuestra presencia. Regalemos realmente quienes somos en nuestra esencia interior. Regalemos el apoyo que pueden necesitar. Regalemos el amor que no hemos expresado. Regalemos un abrazo o una palabra sentida. Regalemos la luz que llevamos dentro de nosotros. RegalemosNOS.

Suscríbete